jueves, 30 de julio de 2009

El Air Viejos Team (parte 3 y final – la jugada)


“Hoy sí, se van a poner pilas porque ya tienen porra”, bromeó Otto cuando llegaron nuestras novias a vernos jugar. Me acerqué a ellas. “¿Mujeres preciosas, qué saben de básquet?”, les pregunté. “No mucho”, me contestaron. “Perfecto, porque vamos ganando”, les mentí. Igual, no les importó gran cosa. Se sentaron en unas hamacas a platicar.

Nos llevaban 9-0. Me sentía derrotado. Al intentar manejar un ataque, reboté el balón en el pie y la agarró Alexander, quien corrió a hacer un enceste. Jorge lo intentó interceptar. Alexander le hizo una muy buena finta y mi compañero se la comió. Su cuerpo pasó de largo, pero su puño quedó impregnado en los dientes del atacante. Todo un nocaut. El juego se paralizó y aprovechamos a tomar agua y jalar aire.

Alexander ya no regresó a la cancha. Vaya, que maravillosa estrategia, lesionar a la estrella del otro equipo. Retomamos el juego con más energía, más control. Recordé los tiempos de Dennis Rodman y comencé a ganar todos los rebotes defensivos y ofensivos a puras shucadas. Ronald, quien se había golpeado la pierna cuando chocó con la espalda de Otto y cayó fuera de la cancha, también estaba más seguro en sus coberturas. Aunque seguíamos fallando, ellos también dejaron de encestar.

Comenzó a llover. Tomé la esférica, la limpié del agua y la pasé a Jorge. Lo cubrieron muy de cerca, pero de alguna manera logró jalar doble marca y regresarme la pelota bajo sus piernas. La recibí, corrí hacia adelante. El defensor Otto en vez de atacarme, cubrió a Ronald. Me encontré cerca de la canasta y sin marca. Me detuve, respiré y tiré. El balón tocó aro y entró. Entró. ENTRÓ… ¡ESA MIERDA ENTRÓ! Dejé por unos segundos el brazo levantado con la muñeca doblada. La remontada estaría cerca de iniciarse. Que rico se sintió. Qué lindo es este deporte.

La lluvia arreció. Nuestra “porra” se fue corriendo a la casa. El juego se detuvo. Marcador final 10 a 1. No hubo remontada, pero nos quitamos el cero. Como no quisieron mojarse, el equipo ganador nos invitó a entrar a su chalet y a tomar unos tragos. Mientras nos contaban sobre sus negocios de ganadería y otras cosas, yo no podía dejar de pensar en mi enceste.

Regresamos a la casa una hora después. “¿Viste mi canasta?”, le pregunté a mi novia. Me respondió que no. “Pues me da lástima, porque te perdiste el nacimiento oficial del Air Viejos Team”, le dije emocionado. Ella me dio dos palmadas en la espalda y dijo “lo que tú digas, mi amor”.

14 comentarios:

André dijo...

jajaj "lo que tú digas, mi amor". Épico.

LuisRo (P*!!!) dijo...

La insignia de todo aquel que va a anotar el punto crucial del juego, hace el amague y encesta!!! el brazo totalmente vertical y la muñeca doblada! de maravilla.
jajajaja felicidades en el debut-despedida del Air Viejos Team!

David Samayoa dijo...

jajaja... yo del deporte me divorcie desde secundaria... jajaja...

Juan Pablo Dardón dijo...

Te entiendo compañero basquetbolista. Qué le dijo Penelope a Ulises cuando luego de años de tribulaciones regresó a Ítaca: "y ni siquiera trajiste el pan". Fabulosa crónica mi estimado, me divertí mucho.

Hikaru dijo...

Yo primero debería perder el miedo a que me caiga la pelota jajaja por eso mejor atletismo

Buena historia :)

Maria Reneé dijo...

sorprendente amigo aguafiestas. Ni idea de esa tu faceta de ball player. Salut

Florci dijo...

La adrenalina de ver caminar la pelota por el aro y que entre no se compara con nada. La sensación de victoria que viene después tampoco.

Saludos!!

Sub-UrBaNa dijo...

Por si no sabías, el significado femenino de la frase "lo que tu digas mi amor" es:
Me importa una mierda
Mi amor

David Lepe dijo...

André: genial ese final va, algo así como "whatever, loser". Gracias.

LuisRo: NO ES LA DESPEDIDA, aunque no se cuando volveremos a jugar. Ahí les contaré. Orale amigo.

David Samayoa: yo también estoy retirado del deporte, pero a veces es bueno que el corazón palpite un poco más rápido.

Juan Pablo: Jaja, genial, así es el rollo. Gracias JP por tus visitas.

Hikaru: a mí igual me da miedo, si hasta un pelotazo en la frente recibí. Pero al final de eso se trata, que la adrenalina corra un poco por el cuerpo. Gracias.

María Reneé: pues es faceta de pasada, porque no creo volver a jugar en todo el año. Pero muchas gracias.

Florci: sí me entendés, ese es el rollo. Fue algo especial, porque al final LAS COSAS PEQUEÑAS SON LAS QUE LE DAN EL SABOR A LA VIDA.

Sub-UrBaNa: "que me importa una mierda" significa, por supuesto que sí. Adorable, ¿verdad?

m.a.a. dijo...

Gracias por la visita y qué historia la tuya.
con cuatro palabras te hacen pedazos y luego agregan dos más para no dejarlo todo perdido.

Aguafiestas la porra. Saludos.

Pedro Alejandro dijo...

AJÁ...
Excelente final para un buen relato.

Hoy si no me la hiciste ya que espere hasta el final para leelo COMPLETO jejeje.

Gracias por esos relatos, me encantan

Le Socialite

Zosesbnv dijo...

Jojojo la canasta del honor.

David Lepe dijo...

m.a.a.: gracias por la visita. Y sí, las cuatro palabras que con cariño, te están mandando al carajo.

Pedro: No te gusta quedarte con la duda... y yo que pensé que vos veías telenovelas... me equivoqué, jaja. Gracias amigo.

Zosesbnv: Exacto, la del honor... ¿qué mas puedo pedir? bueno... ¿Qué más puedo tener?

paola guillen dijo...

bueno lo importante es participar, jugar y aprender, no lo es tanto el ganar....

y con respecto a la primera encestada pues nada es imposible ya vez todo se logra con esfuerzo y dedicacion. Felicidades!!!!!!!