lunes, 13 de abril de 2009

Synecdoche, New York – muchos viven, pero su vida entera la pasan muertos


Acercarnos a la muerte nos obliga a renacer, a encontrarnos con una segunda oportunidad, en ocasiones hasta nos entrega un tercer o cuarto chance. Hablo de encontrarnos con la calaca ya sea por una enfermedad propia o un accidente, hasta vivir la de un familiar, un conocido, un amigo.

Vamos en la vida construyendo sueños, destruyendo ilusiones, tropezándonos por momentos. Buscamos la felicidad. ¿Y qué pasa cuando no sabemos por dónde comenzar esa búsqueda? Me respondo, ¿será porque miramos por el ángulo incorrecto, dentro del lugar inapropiado, en la persona equivocada?

Conocemos, borramos, vemos para atrás… ¿y qué hemos dejado? Pero, ¿debemos dejar algo? Al final ¿Qué quieres que deje? Por unos años pensé saber lo que quería dejar en este mundo. Hoy, no tengo idea, y quisiera que no me importara.

Muchos viven, pero su vida entera la pasan muertos. Yo no quiero ser así, pero no sé en qué camino voy.

Charlie Kauffman, el escritor y guionista de Being John Malcovich y Enernal Sunshine of the Spotless Mind (una de mis favoritas de toda la vida), escribió y dirigió en 2008 Synecdoche, New York, obra protagonizada por el grandioso Philip Seymor Hoffman, y que nos recuerda que ayer estuve acá, hoy estoy allá, y ahora… me voy.

Trailer de Synecdoche, New York.

6 comentarios:

Sergio dijo...

Qué onda? Ya la viste? A mí no me gustó, se me hizo tremendamente enredada y confusa. Es curioso porque acabo de ver la primera pelìcula de otro guionista reconocido, Guillermo Arriaga(Amores Perros, 21 Gramos, Babel, etc) y tampoco me gustó.

Ayer vi MILK y creo que otra vez Gus van Sant volvió a hacer bien su trabajo.

Saludos

Sergio Ramírez

glass ♥ dijo...

Hola, buena reflexión David. Qué queremos, a dónde vamos, qué dejamos. Tienes razón, y casi siempre nos ponemos a pensar en eso cuando nos convertimos en robots, en algo mecánico que hace las cosas automáticamente.

Espero puedas encontrarle el hilo a esta vida y un buen camino que te haga sentir vivo. =)

Saludos.

David Lepe dijo...

Sergio: Mi amigo. Hola. A mí me encantó la película mano, y casualmente, vieras que se me enredó. Entiendo que a la mayoría de gente se le puede enredar el hilo, mano, pero yo estaba tan metido que me atrapó.
Milk la tengo pendiente. Gracias vos.

glass: Gracias por tu comentario. Lo menos que quiero es hacer todo a control remoto, puro robot como decís. Ya encontraré el camino, siento que es solo de buscarlo un poco.

David Samayoa dijo...

Desperdiciar la vida buscando la felicidad es como morir de hambre buscando comida parado en un huerto. La felicidad esta tan cerca que no te das cuenta...

David Lepe dijo...

David Samayoa: Muchas veces tenemos a la felicidad en nuestras narices. Tenés razón. Es solo de aprovecharla.

Duffboy dijo...

Acabo de ver, hace algunas horas, esta peli. Sin duda necesito verla otra vez (hay diálogos que me perdí, frases, significados) para terminar de asimilarla. Es un cine obsesivo y ambicioso el de Kauffman. Un gran abrazo,

Duff