miércoles, 8 de abril de 2009

El infierno de Semana Santa


Mis recuerdos de Semana Santa son de viajes al puerto con mi mamá alegando por todo, mi abuela desmayándose porque se le bajaba la presión, mis hermanos pequeños vomitando por las vueltas, mi padre abriendo el capó del carro cada 15 minutos adivinando qué se había arruinado, mi perra arañándonos las piernas porque se desesperaba adentro del carro y yo limpiándome la sangre de nariz que sufría por el calor.

Otros son en las Procesiones, con mi madre peleándose con la gente que no la dejaba ver el Anda o con quienes la machucaban, mi tía quien nos acompañaba apurando a todo mundo porque quería regresar temprano a su casa, mi abuela echándose agua en la cara y cabeza para no desmayarse por su presión, mi padre que se nos perdía y lo encontrábamos 6 horas más tarde, y yo muriéndome del calor hasta abajo de todos, sin ver ni un pinche gorro de cucurucho.

Hace diez años decidí no salir de paseo durante esos días. Trauma psicológico total. Y es gracioso cuando mi madre entra a mi cuarto durante estos días mientras veo una película, y me dice “¿y vos, por qué no salís en Semana Santa? Que aburrido sos”.

9 comentarios:

el VERDE !!! dijo...

este post fue como esas secuencias que ponían en Lola corre Lola... justo cuanto x fotos te contaban cómo cambiaba la vida de la mara que la Franka pasaba topando en su carrera.

Prado dijo...

hilarante, disculpá que me ría de la evidente desgracia, pero es tan parecida a la mía que ni modo. no me queda de otra.

ja

Lunatika Lu León dijo...

jajajaja tiene su bonito con todo y todo :P

Giovanni Rodas dijo...

Se perfectamente lo que viviste, salvo por el perro arrañando las piernas. Sin embargo, yo si me desconecto "Monterrico here i go!"

Leon dijo...

Genial, qué buena explicación de por qué no salís. Yo tampoco salgo, pero mis razones son inenarrables. Otro cuate, cuya historia merodea en algún post de mi blog, dejó de irse al Puerto en Semana Santa porque una vez lo obligaron sus papás y le tocaban exámenes. Dice que fue realegre pasarla cociéndose de calor frente al Álgebra de Aurelio Baldor.

DIANA dijo...

Hola David:

Deberias de detallar como son esos eventos, porque no entendi eso "del pinche gorro de cucurucho", solo entendi "pinche"..jaja...de que se trata?...acá la semana santa es diferente...traté de hacer una reseña de mis recuerdos de hace mucho tiempo, ya actualmente solo trato de descansar y mis momentos de espiritualidad y reflexión los hago cada vez que quiero durante los 365 dias del año.

Saludos!!

paola guillen dijo...

buenisimo jajajjaa
me paso alguna que otra historia similar cuando era niña!!

bueno y actualmente aun conservo unas manchitas estupidas de la ultima vez q estuve en la playa x los condenados mosquitos jajjaja

Abril dijo...

Y con razon!!!!!!!!!!
bueno espero que tu lista de pelis este compartible. ;o)

David Lepe dijo...

el VERDE: sí verdad, a eso parece. Yo sé que en eso del clima caluroso, vos me entendés por qué prefiero el frío.

Prado: Reíte, yo me mato de la risa ahora. Pero era una pesadilla anual que todavía tiene efecto en mí. Que sexyveraniega tu foto compa.

Lunatika: le ves algo bonito, ayudame y decime qué. Yo no veo nada bonito.

Giovani: Ahí me contás el lunes qué tal te fue. Seguro muy bien.

Leòn: Pobre tu cuate. Calor y álgebra al mismo tiempo, ese me empata en desgracias.

DIANA: Te cuento, acá se preparan andas con cada momento de la semana santa y luego salen en procesiones. La idea es conmemorar el camino de Jesús a la cruz. Y la gente que carga estas andas se visten con traje y capucha morada, estos son los cucuruchos (como el de la foto). Perdòn si no expliqué bien, pero es que yo estoy retirado de todo esto hace años. Gracias por tu interés.

Paola: Tus cicatrices son físicas, las mías emocionales. Jaja, drama king diría alguien. Gracias.

Abril: Ya comencé mi mini maratón de películas, pero han sido muy tristes. En una, ni a la mitad iba, y ya estaba buscando los kleenex. Saludos compañera bloguera.