lunes, 17 de enero de 2011

El adecuado comportamiento durante conciertos en un cine


Mi amigo Gabriel alegaba que no hay razón para aplaudir durante la proyección de un concierto en un cine, mientras yo me unía a la muchedumbre aplaudiendo porque había terminado One. Era la presentación del dvd del último megaconcierto de U2. “A mí también me gusta, pero el artista no está aquí, para qué aplauden”, me repitió al terminar el toque. Encuentro una lógica perfecta en su opinión, pero yo soy de los que aplaude todo lo que gusta como una celebración muy mía de haber presenciado algo importante. Aplaudo una película en cine o en mi casa, un chiste de cualquiera que me haga reír, después de un tequilazo.

Pero la chica ultra fan de Bunbury quien se sentó a mi lado para el concierto de ese artista en 3D, me hizo dudar. Cantó todas las canciones, toda puta frase se la sabía y las cantó casi atragantándose con sus poporopos. Y no solo eso, también chifló, tomó fotos, gritó “papito rico” cuando se le miraban las nalgas al español, pataleó, bailó y recriminó al resto de asistentes en voz alta “puta muchá, es un concierto de rock, por qué tan callados, puta muchá”.

No me molestó tanto, pero tampoco le daría una medalla de honor. Yo también canté, aunque en voz baja y solo las seis o siete canciones que me sé de memoria. Recuerdo también para el documental Flight 666 de Iron Maiden yo quería berrear Run through the hills, pero lo sentí inapropiado. Algún día escribiré el “Manual de comportamiento durante conciertos en un cine”, mientras tanto esperaré el tan misterioso documental de Cameron Crowe basado en la carrera de Pearl Jam. Está anunciado para el 2011 y tal vez sea yo quien grite y patalee como niña descontrolada en una sala de cine en el futuro.

6 comentarios:

gretelx dijo...

Seremos varios los pesados, entonces.

Lucybel dijo...

Pero y quien define lo que es apropiado y lo que no.

Creo que al final debe ser uno lo que es nomás tratando siempre y cuando no se moleste en demasia al del lado. Por ahí dicen que los derechos de uno terminan cuando al mismo tiempo estás vulnerando los derechos de los demás y... asi debe ser supongo.

Ahora... un concierto de rock (en vivo, en cine, en el dvd) creo que es para divertirse. No se si al extremo de avivar a la gente de alrededor (jajajajaja) pero al menos para que UNA se la pase lo más de bien.

SAludos!

Mynor Kauffmann dijo...

Media vez no dejés de hacer algo porque te cohibe o te autoreprimás por el "qué dirán", creo que todo es viable... ahora si la represión es como dice aqui Lucybel, porque creés que podés fastidiar a alguien, ahi si es de pensarla.

Buen tema de conversación, lo propondré en la siguiente borrachera.

Saludos mano.

Dear Prudence dijo...

Jajajajaja, terrible, los comportamientos de las personas en los cines a veces son detestables.
Por eso siempre prefiero verlas en casa, en el living, comiendo lo que quiero y tolerando lo que puedo, también.
Ya que no me gustan los pochoclos, no hay necesidad de visitar los cines jajajaja.
Un beso enorme Dave, tuviste mucha paciencia, eh!.

David Lepe dijo...

gretelx: Jaja, ya te imagino gritando en plena sala oscura. Cada quien tiene su estilo. Saludos.

Lucybel: Esa es la idea, porque yo no sé cuál es el comportamiento adecuado. Tal vez una sala de cine no está hecha para un concierto de rock... pero a veces es lindo ver en pantallota esos toques. Saludos.

Mynor: Gracias señor por su opinión. Estoy de acuerdo con vos. Suerte en tus proyectos 2011. Feliz borrachera también.

Dear Prudence: ¿Qué es pochoclos? palabrón ¿eh?
Sí, no hay nada como ver en la comodidad de la casa un dvd, comiendo lo que uno quiere. Saludos.

Shoplifter-Davide dijo...

En realidad no es un concierto de rock sino más bien la pelicula del concierto, a mi criterio creo que ese tipo de eventos es más para verlos en privado en la comodidad de tu hogar, no se a lo mejor es porque yo soy mero especial al respecto.