lunes, 20 de octubre de 2008

El purgatorio o la vida después del suicidio.


El recién suicidado dice:
“Pienso que ella lloró en mi funeral. No quiero alardear sobre eso, pero estoy seguro que lo hizo. A veces me la imagino con una foto nuestra, hablándole de mí, a un amigo que ella considere íntimo. La manera en que me descendieron en la tumba, digno de lástima y fusionándome con la tierra, igual que una barra de chocolate derretido o algo así. Sobre cómo jamás en realidad tuvimos una oportunidad. Y luego el tipo se la coge rico. Una cogida solo para hacerla sentir bien”.
Así comienza Wristcutters, A Love Story, una película que presenta un mundo donde viven (o “viven”) quienes se han suicidado, una especie de vida después de la muerte, aunque bien podría ser un estilo de purgatorio. En ambos casos, nadie sonríe y todos mantienen sus cicatrices o señales de herida del último acto de su vida.
Este mundo de las víctimas suicidas es gris, sombrío, aburrido, deprimente… un mundo mierda. Pareciera que es un poco mejor al real, además se da por entendido que un segundo suicidio enviará a la persona a un lugar aún peor.
Y como en la vida misma, quien no busca su razón de ser, se hunde en arenas movedizas. Igualmente, quien busca lo que se quiere y no lo que se necesita, también puede perderse en el camino.
Mis tendencias suicidas se extinguieron hace muchos años, más de diez años atrás. Y esta película enseña que si ni suicidado puedo hacer las cosas bien, mejor me quedo hechándolo a perder todo con los vivos. Algo así como “ya muerto, para qué quiero la vida”.
Recomendada, pero con dos onzas de paciencia y mente abierta. Además, es una love story, aguas, recuerden eso.

Clip de escena sobre el significado de la vida.
http://www.youtube.com/watch?v=3dF_y5uxOeo&feature=related

7 comentarios:

J M dijo...

Puchis, andaba leyendo un montón de cosas sobre el suicidio (hasta vi un suicidio real que me dejó fría) y de pronto vi tu post.
Me interesa ver la película, por supuesto. Sigo pensando, a pesar de todo, que el suicidio es una decisión muy personal que debe ser respetada. Si bien algunos lo hacen como venganza contra otros sin pensarlo bien, otros no tienen otra salida.
Saludos,

Lunatika Lu León dijo...

Justo ahora estoy haciendo un relato relacionado con el tema así... casi todo. Es la del umbral, te la muestro si llego a terminarla jaja xq no hay modo que avance.
Me interesa ver la peli, donde la veo? Saludos,
Luna

El Aguafiestas dijo...

jm: Este tema es bien delicado. Yo también pienso que es decisión de cada quién, pero mejor si no. Gracias por tu comentario Jess, siempre es valioso.

lunatika: la película la compró mi hermano en la sexta, pero ya me estoy dando cuenta que están por temporadas las películas. Creo que en Blockbuster está. Saludos.

Pedro Alejandro dijo...

JA! MIS HUESOS! No respeto y nunca he respetado a ningun suicida.

¿que requiere decisión y valentía pegarse un tiro o tirar la cuerda? Más requiere valentía enfrentarse a las cosas, PENSAR en mejorar, HACER las cosas y eso, queridos amigos, respeto más que a un cobarde que quiere ser recordado por una estupidez como esa.

¿porque lo digo? Porque yo estuve con una persona 20 minutos antes de buscar la muerte. 20 Minutos que no pudieron convencerlo y el idiota todavia querria que lo acompañara. Más que respetar su muerte me alegra no haber estado junto a él... porque él me hubiera matado.

¿Otro? Un compañero de colegio se mató al estilo Kurt Cobain - en el mismo año - y todo mundo comentó sobre eso: Que requiere h**v*s para meterse un tiro, que pobrecito, que no aguantaba, etc. El desgraciado quiso ser recordado... y tragicómicamente pienso que si alguien lo recuerda es porque se mató como el artista, no como lo que fué.

Suicidas. ¿quieren ser recordados? Escriban, hagan algo bueno por ustedes, crean en algo, crean en ustedes mismos, tengan amigos - que no sean suicidas -, busquense una novia, viajen, compren una mascota... ¡tantas cosas que pueden hacer!... y todavía ser recordados, no jodan.

El Aguafiestas dijo...

Pedro. Que buen comentario, compa.

PROSÓDICA dijo...

me llamó la atención. Típico que cuando uno anda de desamores haya pensado más de alguna vez en cómo se le retorcería el estómago y el corazón a esa persona que nos acaba de hacer mierda, si de pronto nos muriéramos....jajajjajaja.....como que uno dice: deplano se arrepentiría de su pecado. Pero ya muertos pa´que jodidos quiere uno que se arrepienta,no?.

Buen análisis. abrazos y sigo esperando la historia de Felipe.

Shopaholic-Me? dijo...

Suicidio a quien no le paso por la cabeza, pero que tonteria. Que bien tenerte aca lepe, sin gente como vos el mundo seria mas gris todavia.