lunes, 16 de agosto de 2010

Aquí no pasó nada


Escuché gritos. Deduje era un niño emberrinchado o un perro aullando. En segundos se convirtieron en alaridos. Salí a ver. En la acera de al lado donde tomaba un café, un hombre se revolcaba en el suelo con la cara cubierta de sangre. Daba alaridos. El fluido chorreaba de su nariz y boca. También se abrazaba el tórax.

Del otro lado de la calle más de 15 adolescentes eran testigos de la escena, algunos estupefactos, otros riendo. Uno grababa con su celular la escena.

Por mi parte, hubiera llamado a los bomberos, pero cuando camino en el Centro Histórico dejo guardado el celular por los robos incrementados en el sector. No pude ayudar, al ver sangre tiendo a desmayarme. Decidí que no fuera un herido y un desmayado en la calle, y entré a la cafetería. Necesitaba cafeína, ya me sentía mareado.

Minutos después se lo llevó una ambulancia. “Ya iba muerto el don”, dijo el guardia de seguridad regresando a su puesto. Afuera contaron la historia. Parece que arreglaba unos cables de televisión en la orilla de un segundo nivel, resbaló y fracturó el cráneo, pierna y algunas costillas en la caída.

Terminé mi café y salí. La muchedumbre y la bulla desaparecieron. Lo único que quedó fue un mediano charco de sangre, el cual parecía restos de granizada de mora, eso creo pensaban los peatones quienes lo pisaban. Yo regresé a mi trabajo casi corriendo, nos regañan si entramos tarde. Volvió el ruido del tránsito, se escucharon nuevas risas y en pocos minutos se fraguó en el ambiente un aire de “aquí no pasó nada”.

14 comentarios:

David Lepe dijo...

Y con este post estreno nuevo diseño. Por primera vez cambié los colores y otras cosas. Se ve más claro, más fácil de leer. Es copia de copia de varios blogs que visito y gustan.

Sólo le hace falta un header descente, pero cuando se es tímido para pedirle el favor a cualquiera de sus amigos diseñadores talentosos, facilita colocar alguna foto interesante.

Saludos a todos.

Prado dijo...

es lo maravilloso de la muerte. nos asegura un fin y la dulce victoria del olvido de nuestras derrotas. también de las victorias, qué alegre. salud.

David Lepe dijo...

UPDATE: ya tengo Header, ya tengo Header, bailo y canto al estilo pop ochentero.

Prado: lamento no compartir tal alegría con vos. Yo sí le tengo miedo a la muerte. Ya platicaremos mañana de eso, órale amigo.

Eddy Roma dijo...

De pronto la quietud, por así llamarla, de los lugares por donde se camina todos los días, se ve rota por esta clase de hechos. Toda la "normalidad" se viene abajo y queda la constatación cruda del accidente, el golpe, el robo. Eso nos recuerda que no podemos elegir el tipo de muerte que quisiéramos. El segundo final nos acecha a cada paso.

Caro Pé dijo...

que triste,y el mundo siguió girando y a vos te tocó ver eso, te deja medio aterrado.

gretel dijo...

Es triste ver la indiferencia de la gente ante estas situaciones.
Mi papá era empleado telefónico, después de muchos años de ver caer de postes a compañeros, vio morir a su mejor amigo en sus brazos y renunció.
Tiempo después, mi tío, albañil, cae en un estúpido accidente en una de estas mega obras que se construyen ahora...
en fin, es triste cuando te das cuenta que detrás del cadaver hay una persona, que es el amigo de alguien, el novio de otra, el hijo de fulana, el amo de tal perro.

gretel dijo...

pd:
felicitaciones por el nuevo look!!!

Clau dijo...

Medio apoyo a Prado... medio te apoyo lepe... Lo miserable del cuento es lo natural que se ha vuelto la muerte en Guatemala... Ya parece que venta de algo juera...

Espero una sociedad un poco mas humana... no tan salvaje...
Cuidate... Buenisimo eso del cambio... =D
Hay q cambiar de vez en cuendo... saludos!

Miss Trudy dijo...

De nada sirve llamar a los bomberos. Yo si ando mi celular en el centro y ayer estaba un senor convulsionando en la calle. Tratamos de ayudarlo, llame a los bomberos y nunca que contestaban. Sonaba y sonaba y nada. Cuando al fin respondieron, al gran rato, estaba explicando donde estaba el pobre hombre y se les cayo la llamada! A ese paso, cualquiera muere antes de que llegen. Con razon "ya iba muerto el señor" en el caso que te toco vivir. Triste forma de morir, tambien, revolcandose de dolor de esa manera.

Anónimo dijo...

Nice fill someone in on and this post helped me alot in my college assignement. Thanks you on your information.

David Lepe dijo...

Eddy: en cualquier segundo nos quedamos sin eso que llamamos vida. Por eso, a disfrutar lo que podamos mientras nos dejen. Un abrazo.

Caro Pé: Sí, la vida continuó para todos... y sabes, parece que el tipo lo que quería era ver un su programa en la televisión y el cable estaba mal colocado. Al intentar arreglarlo fue que resbaló. Saludos.

gretel: vaya, que duro lo que me escribes. Es algo traumático, a mí todavía no se me sale de la cabeza, imagino tu padre. Gracias por tu comentario y las felicitaciones.

Clau: Gracias. Pues una ciudad más humana se va haciendo poco a poco, pero con mucho esfuerzo. Por lo menos con dar testimonio con actos, es un buen comienzo. Saludos.

Miss Trudy: Sí fue duro verlo agonizar. Y te cuento que los bomberos llegaron rápido, se tardaron unos 5 minutos, pero el golpe fue muy fuerte. Abrazo.

Anónimo: You're welcome. Nice to have you here.

Melany Vich dijo...

me encantó.

Anónimo dijo...

y así es la vida de leve, vana y sin memoria, hoy estamos mañana no, total nada somos y para morir nacimos... salut, Ma. Reneé

David Lepe dijo...

Melany Vich: Gracias por tu lectura. Saludos.

Ma. Reneé: Estoy de acuerdo contigo. Ahorita estamos, mañana a saber. Por eso a saborear lo que tenemos. Abrazo.