lunes, 14 de junio de 2010

La Quiniela


Año 2006, Mundial de fútbol en Alemania. Dentro de un edificio empresarial en Guatemala, los empleados del noveno nivel organizaron la acostumbrada Quiniela, esa donde cada cuatro años se pelea por dinero, alegría y sobre todo el honor para decir… “acerca de fútbol, yo sé más que ustedes, cabrones”. Fernanda era una de las pocas mujeres en el departamento y no sabía nada de fútbol. Se contagió de la fiebre mundialista y entró a la Quiniela. Llamó a su novio para que la ayudara a llenar la papeleta durante la cena de ese día.

Más tarde en la casa de su pareja, “bueno, Alemania – Costa Rica, ganarán los nazis como 6-0”, le dijo su novio en la mesa. “No”, se metió el papá de él, “los ticos van a hacerle huevos, quedarán empatados a cero”. “Mire viejo, está loco, los ticos maricones no van a aguantar. Ahora, siguiente línea, Inglaterra – Paraguay, los ingleses chamarrearán 4-0”, siguió el novio. “Patojo más… si Inglaterra juega pésimo, ahí ganarán los paraguayos”, volvió a intrometerse. “Puta papa, no se meta”, arremetió, a lo que le contestó el señor “patojo pisado, aunque sea en la mesa de mi casa me vas a respetar”.

Fernanda tomó la hoja y se levantó de la mesa. “Vaya ayuda, saben qué, la voy a llenar yo sola”, les dijo y se fue a su casa. Padre e hijo se vieron y soltaron la carcajada. Horas más tarde, ella, sola en su cama, tomó la hoja y meditó 5 segundos cada resultado. “Trinidad y Tobago son grandotes, seguro Suecia no les hará gol, pondré 0-0, ¿qué me importa?”, concluyó Fernanda, o Fer como le decían en el trabajo. Esa fue su tendencia y estilo para elegir resultados.

Entregó su papeleta llena al día siguiente. El encargado la vio y llamó a los demás de la oficina, “mírense a la Fer, hablando de no tener sentido común, pone que Italia empata 1-1 con los gringos, mi gorda… y miren esta otra… ¿que Francia no le gana a Suiza ni a Corea del Sur”, fueron algunos comentarios, con risas incluidas.

Long story short, La Fer ganó la Quiniela, llevándose el dinero de todos, feliz, sonriendo, celebrando su victoria y su derecho de decirles a todos “acerca de fútbol, yo sé más que ustedes, cabrones”. Moraleja: no sé, escójala usted querido lector.

Nota: Basado en una historia real. Lo recuerdo perfectamente, ese año quedé en segundo lugar, a tan solo 7 puntos de la ganadora. Lo más cerca que he estado de ganar una quiniela.

8 comentarios:

Engler dijo...

Yo creo que la cosa va entre la soberbia y la pasión, o en todo caso lo contrario. O simplemente como siempre el mayor componente en las quinielas, suerte, pura suerte!

Saludos!

el VERDE !!! dijo...

Suerte de principiante...no me acerté al premio gordo, pero por lo menos saqué mis pistillo la primera vez que fui a un bingo electrónico !!!

Lucybel dijo...

La verdad, me parece que con TODO y estudios minuciosos, y conferencia de ex arbitros y expertos en mundiales es mucho muy complicado tener una certexa sobre los resultados. Y es que hay cosas que no podemos saber y que infieren en los resultados:

- Que tal si día antes el arquero ve una foto rara de su novia en facebook
- Si el armador comió algo muy picante (de escondidas) y tiene retorcijones
- Si el hijo de algún mediocampo está enfermito o tiene bajas notas

Y digo yo?... acaso tanta cosa no influye?.

Ejemplo: Yo le pongo mi fe a Green (arquero de Inglaterra) y el amigo en una de esas, con quien sabe que demonios en la cabeza.... SE RAYA!!!! y deja entrar la pelota (tocandola!!!!! fuckign arquero manos de mantequilla!!!!!) y bue...

Por mas expertos encima.. el futbol es 50% ciencia, 25% suerte y 25% ganas del jugador" :S


Saludos!

Mamá Punk! dijo...

jajaja
buenísima!

gretel dijo...

Pero esa es la típica!
En mi argentina, todos los años participamos de un torneo llamado "el gran DT", organizado por un diario. El juego consiste en armar un equipo ficticio con jugadores reales. Te anotás gratis por internet, disponés de cierta cantidad de dinero y cada jugador tiene su respectivo precio. El diario otorga puntos cada semana a cada jugador del campeonato, teniendo en cuenta su rendimiento esa fecha. El que con los 11 que eligió suma más puntos, gana un premio y el que suma más todo el campeonato gana un auto.
En las empresas se implementa entre compañeros un sistema de castigos: todos los lunes paga el desayuno de cada sector el que menos puntos sumó. Por lo general se comprueba que suelen ser perdedores los hombres más fanáticos y resultar victoriosas las mujeres más ignorantes.
El año pasado me acuerdo que el auto se lo llevó una maestra jardinera.

Anónimo dijo...

whahahahaha, es el auténtico poderío de la intuición femenina deivid, a lo mejor la historia se repite esta vez, en nuestros alrededores, quién sabe. Salut, Ma. Reneé

David Lepe dijo...

Engler: Gracias por tu comentario. La suerte es vital para las quinielas, más para un mundial como este, con tanta sorpresas.

el VERDE: Si vos, es un Bingo o Lotería la Quniela. Podés saber mucho de fut, pero los resultados se deben a muchos factores. Abrazo amigo.

Lucybel: Como comenté antes, la suerte es vital. El ejemplo de Green es perfecto. Gracias Lucybel, que sigas disfrutando el mundial.

Mama Punk!: Genial el nobre de tu blog, me gustó. Estaré visitando más seguido por ahí.

Gretel: Eso de pagar los desayunos, madre mía, está jodido. Acá hay Quinielas de pobre y de rico, cada quien escoje la suya. Eso del carro es fantástico, una maestra jardinera. Saludos y suerte a tu equipo.

María: Pues, creo que sí, se repetirá. Viste que ya no estoy solitario en el liderato de nuestra Quiniela, y por mi bajón en resultados, muy pronto dejaré el trono. Intuición femenina, ¿cómo batallar contra eso? un abrazo amiga.

Shoplifter-Davide dijo...

La quinielas no le pegan a nadie en este mundial, mira con que Inglaterra pase y llegue a finales estoy conforme de momento mi otro equipo Holanda ya esta en octavos, ademas Uruguay que me cae bien y ahora si convence.

Yo le sugeri por ejemplo a mi hermano que le pusiera a Grecia un marcador favorable contra Nigeria y se dio por el no lo hizo al igual con Nueva Zelanda que yo si le acerte pero fue guasa ya que yo puse el marcador en contra siempre de los italianos que me caen mal.