lunes, 14 de diciembre de 2009

Metallica – Seek & destroy, y cerveza en bolsa.


Los Trash Attack son conciertos de bandas nacionales de metal, donde tocan una mezcla de originales y covers. Tienen años de existir. En 1993 y 1994 asistí a varios, mi compañero de crímen era Julio. La mayoría se realizaron en Guatemala Musical, espacio en la Bolívar utilizado los domingos para bailar marimba.

Habían dos grupos que me gustaban mucho. Sanctum Recnum (traducido es Pacto Satánico) era uno, tocaba originales y muy buenas. El otro era Misery, especializado en darnos rolas de Metallica y el que casi siempre cerraba los toques. ¿Qué hacíamos ahí? Pues fumábamos, mosheábamos, nos burlábamos de todo y disfrutábamos toda una tarde de rock metal desafinado hasta la chingada.

“A moshear hijos de puta”, gritaban los vocalistas. Y sí decía don David y don Julio a darse verga con todos, puros mulas. Nos tirábamos del escenario a la mara, saltábamos, corríamos en rueda casi con el lema “el que no se quite lo pijeaaaamos”. La expresión de juventud más salvaje que podíamos encontrar.

Eran aventuras, nunca sabíamos con qué nos toparíamos. El lugar más cercano que vendía licor era un restaurante de comida china. Ofrecía litros de cerveza, pero se servían en bolsas de plástico y con tres pajillas. Esperábamos a que se acercara el turno de Misery para salir con Julio a comprar nuestra bolsita azul o roja de chela. Nunca podíamos terminarnos el litro antes que comenzara Misery. Lo rescatable era que mosheábamos Seek & destroy bien borrachos, más por el aire succionado que la cerveza en sí. Esta banda se echaba las clásicas: Master of Puppets, Creeping Death, Jump in the fire… y para One fumábamos la pipa de la paz y nos abrazábamos todos a cantarla… genial.

Siempre que regresábamos en camioneta, mareados, golpeados, fumados… las personas se nos quedaban viendo atónitas. “¿Por qué nos ven así David?”, me preguntaba Julio. Yo le respondía que no sabía si era el olor a la chela, el humo, el sudor, la sangre o la guaca que nos delataba.

Más Metallicuentos acá.

13 comentarios:

rOo RAMONE dijo...

yeah!

LuisRo (P*!!!) dijo...

jajajaj gran compañero de batalla el que tenías! genial amigo, simplemente un recuerdo inolvidable. Salud por eso

JDAO dijo...

Uta esos si eran tiempos de buen mosh!

Lucybel dijo...

Yeah!!!!

Esas tocadas de rock "casero", de ese rock que es interpretado por amigos, conocidos de la U, chequeos del centro son INCREIBLES!!!

Acá en La Paz (Bolivia) habían tocadas de lo más increibles en un maravilloso lugar llamado "La Puerta Secreta"... lugar re infame como solo puede serlo un antro de rock de verdad (como de película!).

Ah... la de veces que me metí al mosh (a pesar del terror reflejado en la pareja de turno que... no se si temía que me golpeara alguien entre tanto empujón o ... que alguien que me andaba chequeando aproveche y se acerque) en la Puerta Secreta, la de veces que al ritmo de los HellCats o Hellion o Reptiles (que entre covers y originales nos tenían en el cielo) nos hiper reventamos, ese año nuevo con el grupo que hacía los mejores covers de Metallica y un: master! master! que aun resuena en mi cabeza POR SIEMPRE son increíbles recuerdos que nunca olvidaré.

Saludos!

PD: Creo que no hay país en América que no tenga por ahi una callecita llamada Bolivar no?. ;)

David Lepe dijo...

rOo RAMONE: Hell yeah!

LuisRo: fue un gran compañero de batalla, es cierto. Y con todo este rollo de Metallica, me he estado recordando de él casi todos los días. Gracias amigo.

JDAO: Muy buen mosh vos, la mística que tienen estos eventos nunca más la volví a sentir. También juega que yo era muy chavito. Gracias.

Lucybel: Ven a Guatemala al concierto de Metallica. Compra tu entrada y boleto, acá te damos hospedaje, comida y cerveza. Saludos.

Prado dijo...

como extraño a metrostereo y el teatro olimpia. saludos.

Anónimo dijo...

Sí vos, yo viví un par de tokes de estos, y de veras que como se elevaba la adrenalina con cada grito y acorde violento de los rockers, y luego los veía salir con marcas de botas en la cara, sangrando y la ropa rota, pero eufóricos y con ganas de más. Las cacerías también eran otro degenere d este tipo, a ver q día te contás algo. Pero q mosh!! Salut, Ma. Reneé

David Lepe dijo...

Prado: Fue buena época... te entiendo. Gracias.

Ma. Reneé: Buen mosh, va. Gracias por tus comentarios amiga.

El Vigilante dijo...

Ay muchacho... El Julio... puta qué horrible que no esté aquel. Y no va a ver el concierto. A la puta que triste.

David Lepe dijo...

Allan: Seguro para aquel hubiera sido una octava entrada a comprar en mi misión. Ni modo, a su salud. Gracias vos.

Navel dijo...

Este me gustó. Me recuerda al lugar en el que toda la banda se congrega cada sábado a escuchar buen metal y lo que venga; también al parque en donde se hacen las presentaciones de jazz por la noche, que cada jueves es el centro de reunión de los muchachones de la tercera edad para bailar danzón.

Genial!

David Lepe dijo...

Navel: Gracias, interesante comentario. Me gustaría un día ir a ese lugar que mencionas.

anacoreta urbano dijo...

Uff, que decir de esos toques, recuerdo que luego del Guatemala musical, los toques siguieron el distintos locales como pie de lana, cine Cali,dark nightmare entre otros, Tambien recuerdo que Sanctum Recnum tenia una muy buena rola cuyo nombre era bajo el embrujo, muy buena, sobre todo por el perfomance del Clacker (vocalista), fue quizas la epoca dorada del metal para muchos, ahora quizas hay mas opciones, pero muy poco publicitadas, la unica radio que se atreve a tocar musica no comercial es la TGW (estatal) porque para el mercado libre el metal no es tan rentable como los demas generos (bueno en Guatemala casi ningun gereno es rentable, menos el metal), quizas con este concierto logremos abrir espacios y demostrar que el metal, el buen metal en Guatemala existe....