lunes, 11 de enero de 2010

La piñata


Me sentí como pez en el agua durante una fiesta de niños hace meses. Pudo haber sido porque para mí, una fiesta con piñata es similar a una reunión con mis amigos de universidad, borrachos. En estos eventos se presentan la risueña de la fiesta, el enojado, la llorona, la mamona, el culebra, el pesado, el presumido y la cuzca (LOTERÍA). Y también hay juegos, conquistas, palabrotas, golpes, excesos, vómitos… ¿Qué más puedo esperar?

Una niña no quería subirse al saltarín inflable. Los padres la obligaban. Ella lloraba, se tiraba al suelo, escupía… mientras los demás niños cual kamikazes saltaban hasta de cabeza. “Es momento de vencer tus miedos”, le aconsejaban a la señorita de 3 años, mientras ella pedía ir mejor al resbaladero.

Otro niño se escapó de salir en la fotografía oficial del evento. Estaba retirado del grupo y caminaba solo por el terreno. La mamá lo regañó muy fuerte, pero el niño lo había decidido, sería el recha de la fiesta. “No se preocupe, así era Kurt Cobain de niño”, le dije a la joven madre. No le hizo gracia mi comentario. A mí sí, mucho… todavía me da risa.

También corría el mito de que llegaría la “niña que no sonríe”, y que el padre de ella siempre ofrecía Q100 a quien le sacara una sonrisa. La encontré minutos antes de irme, caminaba cerca del columpio. “Tú eres la niña que no sonríe, mira esto, bla bla bla”, le grité haciendo payasadas. Ella por ponerme atención, no vió una silla tirada y tropezó. Yo ya iba en carro de regreso a casa y todavía se podía escuchar su llanto. Que pena, en vez de Q100 me hubiera podido ganar una manada.

Salí alegre, contento, con dos hotdogs jumbo y casi un pichel de horchata en mi estómago. También terminé con mi bolsa de dulces que encontré en una mesa, creo que eran del “niño peleonero”. Ojalá y hayan sido, se lo merece, amenazas como él me fastidiaban de niño en las piñatas. ¡Que buena estuvo la fiesta!

16 comentarios:

Anónimo dijo...

sí vos, sin duda. Un auténtico aguafiestas, jajaja. Pero al menos te divertiste ;) salut, Ma. Reneé

LuisRo (P*!!!) dijo...

Simplemente un gran relato. Buenísimo para empezar el año compadre, me he cagado de la risa y lo sigo haciendo!

Prado dijo...

Te voy a invitar a la piñata de Santiago, seguro. Un abrazo pue.

Zosesbnv dijo...

“No se preocupe, así era Kurt Cobain de niño” Jajaja buena esa, buen post me hizo reir, la próxima que haya fiesta ya se a quien no invitar =p Saludos!

Chapolita dijo...

Buenísimo y pobre nena, eso le pasa por no reirse de la vida, pero todos tenemos que aprender. :)

Corazon de STONE dijo...

jajajaja buen relato... ahora, la pregunta que me hago es: ¿Qué hacias ahí en esa fiesta? jajajaja

Saludos David!

Leon dijo...

Ah Grincho espantoso, pobre la nena, pero que mate de risa!!!

David Lepe dijo...

Ma. Reneé: Me divertí mucho, gracias. Esperando la próxima, estoy. Un abrazo.

LuisRo: Me alegro que lo hayás disfrutado. Saludón Pérez por tus rumbos.

Prado: Prometo un lindo regalo. Gracias.

Zosesbnv: Conmigo de invitado, mínimo, llevo siempre regalo vos. Gracias por tu lectura.

Chapolita: Sí vos, es increíble, esa niña no sonríe... vieras que chistosa. Algún día reirá y nadie la detendrá, pasará sonriendo toda la vida... por lo menos eso sueño.

Corazón de STONE: El cumpleaños 3 de un sobrino de mi novia... yo era de esos invitados secundarios, pero me la pasé genial. Saludos.

Leon: Ni tanto vos, yo me dediqué a observar y disfrutar. Buenísimo. Gracias.

Hikaru dijo...

Jajaja podría decirse que la pasaste muy bien. Una buena historia, como siempre, no soy amante de las piñatas, ni siquiera de las propias xD [al ser pequeña]

Miss Trudy dijo...

Simpática historia. Pero TU le debieras de haber pagado Q.100 a la niña que nunca sonríe.

gretel dijo...

En Argentina había un progama llamado "haga reir al conde". Todos los días la gente iba e intentaba a toda costa hacer reir al conde Atilio, el hombre de la sonrisa de acero, a cambio de un premio. Lo único que no se podía hacer era tocarlo.
Dicen que una vez una vieja lo hizo esbozar media sonrisa, porque mientras contaba un chiste se le cayó la dentadura postiza.
La dieron como ganadora.

GavilaSavilaMavila dijo...

Ajajaja...nos imagino a todos los de la U de niñ@s en la misma piñata...lo podrías creer??? Si ahora, de crecidit@s hacemos caada relajo, imaginate a esas edades!! ajajaja! Yo soy la risueña de la fiesta vaa, a mí referiste en el relato ajajajaja!!!

Te quierooo y mel legó la parte de Kurt! Pobre madre, todavía debe estar tratando de exorsisar a su hijo ajajaj!

David Lepe dijo...

Hikaru: Se te extraña mujer, ahi te escribiré un correo para saludarte más tarde. Gracias, a mí tampoco me gustaban las piñatas, mucho por niños chingones y peleoneros. Un abrazo.

Miss Trudy: Con una buena demanda... creo que hubiera tenido que pagar más dinero. Gracias por tu visita, un abrazo.

gretel: Que linda historia... siempre tú añadiendo textos valiosos. Saludos.

Gavila: La risueña... pues... este... va, sí. Jaja. Gracias Gayby, un abrazote amiga.

Alondra dijo...

Cuando era chiquita no me gustaba ir a los cumples, siempre me quedaba sin nada de la piñata, tenía terror al salvajismo de los rapiñeros...
Soy una madre maliiisima, confieso que sólo celebré dos o tres cumpleaños con amiguitos, la experiencia de padres presumiendo de sus nenes me dejó al borde de un ataque de nervios.
Ahora son familiares; con la tarta, las velitas y los abuelos consentidores.
Para los amiguitos una bolsa de chuches para repartir en el colegio y todos contentos.
Ha sido muy lindo leerte. Un saludo

Navel dijo...

Este post me gustó.

Las fiestas de niños son bien mortales, luego por eso mantengo mis distancias, ja!

David Lepe dijo...

Alondra: Sin mentirte, yo iría una de tus fiestas. Más íntimo y el cariño se puede demostrar más fácil. Te entiendo con eso de los Concurso Express de Mejor Padre del Año... parece broma, pero es cierto. Gracias por tu lectura.

Navel; Los niños son salvajes y pueden llegar a ser monstruos. Te entiendo. Gracias.