lunes, 10 de noviembre de 2008

Canté y bailé en mis recuerdos


La primaria la estudié en el colegio Bilingüe San Juán, el cual su carta de presentación era la enseñanza del inglés. Al finalizar cada año, todos los grados realizaban una obra de teatro musical. Se representaban cuentos de hadas a lo Disney o cuentos infantiles, las canciones las interpretábamos con playback y las coreografías las practicábamos durante todo el mes de octubre.

La obra completa era en inglés y se invitaba a los padres, familiares y amigos, como especie de promoción para que los papás pensaran “qué bien habla inglés mi patojo, vale la pena la cuenta de la colegiatura”, y los demás invitados decidieran “deberíamos meter a nuestro niño a este colegio”.

Los alumnos le poníamos todo el corazón a la obra, a las actuaciones, el playback y el baile. Yo no era tan malo, y eso lo pienso porque me encantaba estar ensayando y estar parado sobre el escenario. Me la pasaba increíble. De mis papeles más trompudos, está que fui el novio de Mary Poppins, la mano derecha del rey en El Flautista de Hamelin y el hijo mayor en La Novicia Rebelde.

Entonces, no fue sorpresa para mí, cuando vi High School Musical (o HSM como le dicen los chavitos) en el Disney Channel, y me encantó. La pregunta es: ¿Qué hace un viejo de 32 años viendo HSM? La respuesta es fácil.

Mi primer encuentro fue culpa de Lili, la hermanita de mi novia, quien hace tres años me pidió le regalara el soundtrack de la película para su cumpleaños. Yo no la conocía entonces tuve que buscar en Internet la portada y con impresión en mano, fui a la tienda de discos y se lo compré.

A los meses vi una foto de Vanessa Hudgens, la protagonista. Me casi-enamoré. “A este bombón tengo que ver en acción”, pensé. Una tarde de sábado dieron la película en cable, compré mis tortrix y la vi. No podía creer que me estaba convirtiendo automáticamente en un HSM fan. Las canciones, las competencias intercolegiales, la chavita encantadora.

Unas semanas después, cuando les conté mi descubrimiento a mis dos sobrinitas, de 7 y 9 años, se rieron de mí. Ellas desde el inicio son HSM hardcore fans. Cuando les mencionè el título de mis canciones favoritas de esta película, se sorprendieron, pensaron que yo bromeaba. De vez en cuando cantamos un par al estilo karaoke y las bailamos, igual a la película. Algo fenomenal.

Así que para mí, el estar en el cine viendo HSM3, riéndome de los chistes y emocionándome con la música, no fue sorpresa. Esta película me regresó a esos días en mi vida cuando cantábamos y bailábamos a fin de año, cuando jugábamos fútbol contra otro colegio y cuando soñaba con una mi novia, así como la Vanessa Hudgens, pero no me cayó ni agua del cielo en pleno chaparrón.

Confieso, estas películas me hacen recordar lo bueno de esos años (lo malo no), y me hacen sentir joven.

10 comentarios:

Chapolita dijo...

El día que se presentó la película HSM en TV fue el domingo 6 de agosto de 2006 a las 19:00 horas. Mis sobrinos pasaron la semana con la emoción y la ansiedad por ese fin de semana. Por cierto ellos recortaron de la prensa el anuncio de la película y por una razón muy especial ésta, después de dos años, todavía sigue pegada en la puerta. Cuando por fin llego el 6 de agosto nadie pudo verla, en el momento que empezó la película fuimos al cuarto de mi abuelita quien en ese momento desprendió su alma de su cuerpo y nos dio unos minuticos para decirle adiós y darle un beso en su frente. La Tv quedó encendida, pero nadie se percató de lo que pasaba. Hasta hace como dos semanas vi la presentación de HSM II, me encantó y me divertí al verla. Espero ir a ver la III en el cine...Ah! por cierto David, no sé si alguna vez me voy a sentir vieja.

LuisRo (P*!!!) dijo...

Hoy si me divertí. No me puedo imaginar a vos cantando y haciendo coreografías con tus sobrinas.
Uno se vuelve conocedor gracias a los peques que nos rodean.
Ahora tengo un amigo que es fanático de HSM...

Villacinda_ dijo...

Lpe Con todo el cariño de mi corazón quisiera decirte: Hay!!! que Cute!!! pero la verdad... al igual que el verde todos tenemos nuestro lado oscuro... puedo verte en mi play imaginario pasando de una rola de P.J. a una balada de H.S.M... raro vos!, raro!

El Aguafiestas dijo...

Chapolita: Qué historia tan triste, mujer. Como se detiene el mundo en esos casos, verdad. Ahora lo de tu comentario sobre sentirte joven, me alegro que tu cuerpo y alma no se sientan viejos. Espero así siga por mucho tiempo (o siempre). Yo te confieso, hay momentos en que me siento abuelito.

luisro: cuando canto con mis sobrinas es un mate de risa, porque un día antes hasta ensayo, y cuando llega el día se me olvidan y las confundo. Un desastre.

villacinda: Gracias por el piropo, ahora esa mezcla de PJ con HSM está raro, pero interesante. A ver cuando me ayudás a ensayarla. jaja.

Miss Penny Lane dijo...

me gusta Mary Poppins!!
pero no aguanto mucho los musicales la verdad... a mi viejo sí le encantan, pero yo no heredé esos gustos....

el VERDE !!! dijo...

en un post anterior nos dimos cuenta que fuiste proto emo y ahora salís con q sos proto HSM... el sorprendentemente mundo del Lepe !!!

El Aguafiestas dijo...

miss penny lane: Mary Poppins también es de mis favoritas. Yo no aguanto cualquier musical, aunque sí la mayoría. Gracias.

el verde: en la búsqueda del ser y la felicidad, existen muchas puertas. Es interesante conocer cosas nuevas, nuestra personalidad y profesión nos crea tanta curiosidad. Saludos.

Sergio dijo...

Genial Ron David, simplemente genial!!!

Por cierto para que no te sintás abuelito a ver si vamos un día a rememorar las chamuscas en FUTECA!!! Por lo que recuerdo, tenías talento para portero.

Saludos!!1

Abril dijo...

Cualquier pretexto es bueno para pasar un tiempo con la familia.

Yorch dijo...

Estoy de acuerdo con Segio, hay que rememorar los días de Futeca, antes que las rodillas se nos partan por la edad