martes, 5 de febrero de 2008

Dos té de Pennyroyal, por favor


Melancólicamente, buscaba en Youtube videos de Nirvana. Encontré un concierto entero en Brasil, grabaciones en videocámaras hechas por ellos mismos y entrevistas raras con Kurt, Chris y Dave.
Escogí buscar versiones de mi canción favorita de este grupo, Pennyroyal Tea. No encontré muchas, pero me llamó la atención una imagen en blanco y negro de una jovencita tocando esa canción.
La elegí y me llevé una muy grata sorpresa, una chavita de look cuasi-emo, con guitarra acústica cantando esta canción.
Me gustó.
También me di cuenta que tenía otras rolas de esta misma banda cantadas con el mismo estilo.
Me gustaron también y me emocioné tanto que por primera vez en mi vida escribí un comentario en ese sitio.
La felicité por sus canciones y le conté que yo también era fan de Nirvana.
Le di mi Email por si le interesaba escribirme acerca del grupo o de música en general.
Me respondió en menos de 24 horas.
Resulta que esta misteriosa jovencita se llama Annika Sturm, acaba de cumplir 14 años y vive en un pequeño pueblo alemán llamado Hessen, cerca de Frankfurt.
En su escuela la mayoría de estudiantes escuchan Hip hop y la molestan porque a ella le gusta Nirvana.
Su burlan de ella, del suicidio de Kurt Cobain, de la viuda Courtney.
Que contradictorio, en mis tiempos los roqueros nos apropiábamos del colegio y los raperos tenían que oir su música con bajo volumen y practicar sus pasos de baile en un rincón.
A pesar de estas burlas, ella canta en dos bandas de rock, ambas de vez en cuando la dejan hacer covers de Nirvana.
En lo personal, a mí me parece tan interesante que 17 años después que yo conocí a esta banda, viene una persona de tan lejos geográficamente, tan joven y siente lo mismo que yo sentí en 1991 al escuchar estas canciones.
La misma confusión, inconformidad, alienación.
Yo le he contado la primera vez que vi un vídeo de ellos, cuando compré mi primer cassette de Nervermind, cuando en mi colegio pasamos escuchando sus discos toda la semana en que él murió, todo eso.
Debe ser parecido a cuando mi tío me cuenta el concierto de Santana en Guatemala, y nunca deja el detalle de que había mucha mucha mariguana, u otro tío cuando relata sus fiestas con amigos y música de Creedence, y donde había mucha mucha mucha mariguana.
En ella vuelvo a ver esa emoción, esa energía, esa ilusión de adolescente que una vez tuve; bueno, espero haberla tenido.
Deseo que Annika la disfrute y se la goce por mucho tiempo.
Ah, juventud divino tesoro, escuché una vez por ahí, texto tan simple, cursi y verdadero.
Dicen que los tiempos cambian… parece ser que no por completo.
Dejemos que Kurt siga descansando en paz.
Salud Anni.
Yo me quedo con mis antiácidos sabor cereza.

Ver vídeos de Annika acá.

3 comentarios:

Gabriel Arana Fuentes dijo...

para mi que esa chavita es una Ninfula, esos seres que nos reveló Vladimir Nabocov en su libro Lolita. Revelemonos contra el sistema apropiemonos de esas niñas con buenos gustos musicales.

Yorch dijo...

pero a mi me gusta el hip hop, y también nirvana. Bueno obvio que Nirvana me ayudó a alcanzar el nirvana de mi apresurada adolescencia. Qué bueno que no estudié con vos en el colegio, porque seguramente hubiera estado en medio del patio, entre los roqueros y los raperos jajaja

AngeLina dijo...

Parece que le cerraron la cuenta del youtube... lastima.