lunes, 20 de agosto de 2012

Girls – Yo también fui acomplejado y deprimido



Sin tanta casaca, les digo que Girls es una gran serie de televisión acerca de jóvenes. Para comenzar, se agradece que no es otro reality show. Luego, las historias son interesantes, las locaciones chingonas, música de a huevo y los personajes son tan tontos, chistosos, raros, inmaduros y patéticos que resultan ser muy humanos al final de cada episodio.

Y si profundizo un poco, el personaje principal, Hannah, es tan acomplejada y deprimente que me recuerda demasiado a mí cuando tenía alrededor de 20 y 25 años. Ella es una recién graduada en letras y aspirante a escritora que no consigue un trabajo “digno”, su novio pareciera ser un total imbécil y su carrera como autora no despega. Inclusive, hay un episodio que es de mis favoritos, en el que se caga de la envidia porque una su compañera de universidad publicó un libro antes que ella, y era acerca de una tragedia. “Se le murió el novio, maldita suertuda”, dice Hannah mientras ve la portada. 

Y así era yo. Miraba cómo compañeros que creía más tontos que yo conseguían trabajos, escribían en medios alternativos o se graduaban, y yo no. Seguía estancado en mi depresión y era testigo de cómo estudiantes que no sabían distinguir ni siquiera una palabra grave de una esdrújula, conseguían trabajo escribiendo en periódicos y revistas.

E igual, yo no hacía nada para cambiar eso, más que quedarme de brazos cruzados y con el espíritu frustrado, porque sentía que no merecía esas oportunidades y todos esos complejos que solo un joven de clase socioeconómica media puede sentir. Por suerte, me cayó un trabajo, de esos que te exprimen al máximo. Y dejé de llorar, porque no es fácil quejarse cuando trabajas 14 horas al día. Y así terminó la lástima hacia mi persona, así cayeron poco a poco mis complejos (no todos, eh), así entendí que si quería un cambio, mínimo debía moverme.

Por eso me gustó tanto esta serie, que la puedo explicar así: “Girls es como si un director pupilo de Christopher Nolan dirigiera su versión de Sex and the city”. No digo más.

Gracias Serginho por el préstamo. Diste en el clavo.

Y si les dio curiosidad, acá les va un clip.

5 comentarios:

Leon Aguilera Radford dijo...

Mmm, me temo que todos hemos tenido que superar ciertos traumas y ciertas limitaciones. Por suerte, se han superado, porque he visto casos en los que por desgracia no ha sucedido así.

Leon Aguilera Radford dijo...

Mmm, me temo que todos hemos tenido que superar ciertos traumas y ciertas limitaciones. Por suerte, se han superado, porque he visto casos en los que por desgracia no ha sucedido así.

Pedro Alejandro dijo...

"Cuando uno trabaja ya no llora, no porque no pueda sino por falta de tiempo" jajajajaaja pensamiento firmado por el Aguafiestas jajaja.

Con mi Embajadora estuvimos platicando la noche del día sábado a la madrugada del domingo lo bien que te ha tratado la vida y lo orgullosos que nos sentimos se compartir con vos buenas noticias.

Recordá que no siempre llegan las cosas cuando uno quiere. En versión religiosa te puedo decir que Dios tiene 3 respuesta: SI, Todavia no y Vendrá algo mejor.

Pilas!!! y sobre la serie: no sé porque pero ya está regresando el famoso Girl Power, aquel que nos gustaba tanto de las Spice Girls.

David Lepe dijo...

Leon: a veces pasan décadas y los complejos siguen reinando. Cierto. Saludos Leon.

Pedro: Gracias Pedro, yo también me la pasé muy bien. Un gran saludo. Y sí, uno ya no llora porque el tiempo no da oportunidad.

María del Mar dijo...

Me dejaste con la inquietud de verla, seguro le doy una oportunidad. Buen post, además aplicable a todos, creo que en algún momento cualquier ser humano tiene sus complejos e inseguridades. Yo me incluyo.

Saludos David!