lunes, 31 de mayo de 2010

Dan ganas


Dan ganas de seguir durmiendo. Una, dos, cinco, veinticuatro horas más, seguidas, sin interrupción.
Dan ganas de escuchar una canción que me ayude a recordar, de esas tranquilas que me descalibran por cinco minutos. No más.
Dan ganas de pedirte perdón. Dan ganas de que me perdonés, que todo vuelva a ser como antes.
Dan ganas de reir contigo.

Dan ganas de regresar.
Dan ganas de revivirlo.

Dan ganas de cantarles como lo hizo Calamaro. “Buena suerte compañeros, y no es tan fácil como decir solamente adiós”.
Dan ganas de que todo vuelva a la normalidad. Dan ganas de conocer lo normal. Dan ganas de ser normal.
Dan ganas de soñar.
Dan ganas de hablarle, de saludarle. ¿Me escuchará esta vez? ¿Lo escucharé ahora?

Hoy, dan ganas de muchas cosas, menos de estar aquí.

2 comentarios:

Nicaprio dijo...

Oye David, sé que de aquí de la ciudad se escucha cada cosa, y que en realidad no pasa nada grave, pero ¿vos y los tuyos andan bien con todo lo que leo sobre guatemala? Escribe mi buen amigo, me gustaría saber que andas bien

David Lepe dijo...

Gracias Quetzal. El sábado fue el día más crítico para todo el país. en mi caso, no pasó de ser un día peligroso. Ya el domingo, en mi caso, se calmó todo.
Gracias por preguntar.